Miraflores - Lima Perú Castings: 997-220-121

Sexo Anal

Hay algunos hábitos sexuales que todavía se consideran tabú hoy en día. Su mala reputación los precede y, probablemente, una cierta ignorancia sobre su práctica real. Uno de ellos es el sexo anal. No en vano durante mucho tiempo se ha asociado con tendencias y comportamientos homosexuales conocidos como parafilias, gustos que exceden lo que aceptan las convenciones. Actualmente, hay quienes piensan que causa mucho dolor y degradación a las mujeres. Pero para otros es una práctica muy placentera y imprescindible en sus relaciones sexuales. Sí, no, siempre puede recurrir a los servicios de una puta A1 en Peruanas de Lujo  

Sexo anal con una escort: placer pagado

La penetración por detrás es mejor conocida como “Especial” y uno de los servicios más demandados, junto con la felación, por los peruanos. El acceso es muy sencillo. En internet encontramos muchas páginas orientadas a este campo, incluso en medios tradicionales, como periódicos o revistas especializadas. Las putas suelen ofrecer sus servicios explícitamente, estableciendo sus tarifas y modos de contacto. Con solo una llamada nos encontramos encontrando las puertas del placer. Las prostitutas determinadas la discreción y el cumplimiento de cualquier fantasía o deseo inconfesable siempre que exista un acuerdo previo y se pongan los límites de lo que es tolerable. Pero, volviendo a nuestro tema, ¿por qué esta práctica anal es tan placentera?

Sexo Anal , juego y penetración

  El ano, como otras partes del cuerpo propensas a la estimulación, como los senos o los genitales, es un área muy sensible. Sus múltiples terminaciones nerviosas lo convierten en una fuente de placer, muy receptivo al juego erótico. No en vano, el investigador alemán Ernst Grafenberg creía que era la postura ideal para impulsar el punto G. Estamos hablando de la penetración tradicional, pero también de besos, caricias, incluso penetración con los dedos o juguetes sexuales, todo en el camino para experimentar sensaciones más intensas. Es evidente que el ano no tiene la elasticidad de la vagina. Para evitar las lágrimas o el dolor asociado con esta práctica, a menudo se usan lubricantes, incluso la aplicación del mismo lubricante y actúa como estimulante en el juego sexual, especialmente si es casero.  

Posturas en la práctica anal

  No hay duda de que una de las posiciones más populares del “anal” es la del perro. En esta posición, la mujer se coloca sobre cuatro patas, doblando la espalda para exponer su ano, incluso puede provocar los genitales del hombre durante el acto sexual. Es muy emocionante, tal vez porque nos recuerda nuestro instinto animal. Hay otros, de lado o sentados boca arriba o delante de él. Si elegimos este último, podemos disfrutar de otros puntos erógenos, como los senos, el cuello o la boca. El sexo anal se ha convertido en un clásico dentro del repertorio sexual de cualquier pareja y en uno de los reclamos más emocionantes que las prostitutas ponen a disposición de sus clientes.